PRESBICIA
¿QUÉ ES LA PRESBICIA?
La presbicia o vista cansada es un defecto fisiológico, no patológico, que comienza a partir de los 40 años y que afecta, tarde o temprano, a la práctica totalidad de la población.

Su primer síntoma es la dificultad para mantener con claridad la visión de cerca durante un tiempo breve (nos cuesta enhebrar una aguja a la distancia habitual, nos cuesta leer un libro a la distancia adecuada, etc.), por lo que debemos alejarnos, alargando el brazo para poder ver nítido. Las solución a la presbicia pasa por compensarla con lentes correctoras. Veamos las posibles soluciones existentes actualmente en el mercado.
LENTES MONOFOCALES
LENTES PROGRESIVAS
L. CONTACTO PROGRESIVAS
Permiten ver solo a una distancia concreta de cerca (en torno a unos 40 cm). Más allá de esta distancia no vemos con claridad.
Es la solución más económica pero la menos práctica al tener que quitar y poner las gafas de forma repetitiva para pasar de cerca a lejos y viceversa.
Lentes que permiten adaptarse perfectamente a las necesidades de visión de cada usuario.
Para poder ver a todas las distancias solamente se necesita un rápido aprendizaje en la utilización de dichas lentes, siendo este aprendizaje cada vez más intuitivo y mucho más rápido.
Son una muy buena solución a la presbicia y aunque existen desde hace pocos años complementan a las tradicionales lentes progresivas permitiéndonos prescindir de nuestras gafas, de forma provisional y aportándonos mayor comodidad y un mejor campo visual.